El perfeccionismo es el arte de amargarse la vida

Durante mucho tiempo, hemos valorado el perfeccionismo como algo bueno, una ventaja, una cualidad de todo aquel que trabaja por alcanzar la excelencia; y, de hecho, era lo típico que decías en una entrevista de trabajo cuando te preguntaban por tus puntos fuertes ¿no? Yo personalmente si que caí en esa trampa, pero hoy por hoy, no sólo creo que se trata de un error, sino que, además, creo que el perfeccionismo es un rasgo que tiene un claro matiz negativo, y es que añade un peso extra (inútil) que cae sobre nuestros hombros, generándonos mucha ansiedad, ya que, pretender alcanzar la perfección, teniendo en cuenta que esta no existe, es algo verdaderamente frustrante.

Puedes tratar de alcanzar la excelencia, de luchar a diario para ser mejor, y superarte; pero sin tratar de buscar la perfección (recuerda que no existe y además es muy subjetiva), eso sólo te va a generar mucho estrés emocional, que puede derivar en ansiedad por la gran autoexigencia que nos fijamos, y lo más probable es que acabe afectando también a tu productividad y a tu creatividad, porqué la mayoría de los perfeccionistas sufre de parálisis por análisis. Tienen tantos datos en la cabeza y tantas ideas, que son incapaces de tomar una decisión por miedo al fracaso. Pero, querer ser o hacer las cosas “perfectas” siempre va a ser un fracaso, imagina que agonía, consumir tanto tiempo y energía para no hacer nada productivo.

Mi lema es que mejor hecho que perfecto, pasa a la acción, crea cosas e intenta mejorarlas cada día si hace falta, pero no te exijas algo perfecto, eso no existe, ¡olvídate!, solo haz las cosas lo mejor que sepas, esfuérzate, pero no pongas el foco en una meta inexistente e inalcanzable, sino, tu autoestima y tu confianza se verán debilitadas, y además la frustración y la ansiedad serán tus compañeras de viaje, y sinceramente no parecen la mejor de las compañías.

“Si buscas la perfección, nunca estarás contento”. Leo Tolstoy

 

Consigue gratis mi ebook sobre Minimalismo y orden

Aprende algunas de las bases sobre las que se sustenta mi Teoría del Orden. No hagas más la operación de ordenar una vez al año y poner tu casa del revés, y consigue convertirte en un imperfecto ordenado ;) 

Scroll al inicio
Privacidad