5 Trucos para alcanzar tus propósitos del nuevo año

Nuevo año, nuevo comienzo, nuevas oportunidades.

¿Eres cómo yo, y te encanta hacer propósitos para el nuevo año? Si es así, te aconsejo que sigas leyendo, este post es perfecto para ti.

Para mí es emocionante el fijarte nuevas metas u objetivos cada año, pero también a veces, da vértigo comenzar algo nuevo, y es que siempre existe ese miedo a fallar, pero ¿sabes una cosa?, el único que no falla, es aquel que no lo intenta.

Por eso, aquí te doy mis 5 consejos para que tus nuevos propósitos, hábitos o metas que te hayas propuesto puedan cumplirse con éxito:

 

  1. Reformula:

A veces nuestros objetivos son demasiado vagos, y eso impide que cojamos el suficiente impulso para mantenernos motivados, hasta que terminamos por abandonarlo.

Evalúa, y céntrate en lo que quieres conseguir, pero también en cómo lo vas a hacer. Si tu objetivo es, por ejemplo, “Correr una maratón”, tienes que especificar como lo vas a conseguir: “Correré todas las mañanas al menos 5 km, hasta que pueda alcanzar los 20 Km seguidos en Junio”. ¿Ves la sutil diferencia entre la primera formulación de tu objetivo, y la segunda? La primera es un concepto muy vago ( correr una maratón), y es fácil que nos sintamos decepcionados y estancados cuando las cosas no salgan según lo planeado.

Con el segundo  te has propuesto hacer un pequeño esfuerzo cada día, y además te has fijado un horario, de forma que puedes incorporarlo como hábito. Si algún día fallas, puedes seguir intentándolo al siguiente, es más fácil mantener la motivación y así, el camino hacia el éxito. Celebra cada pequeña victoria.

 

La fórmula mágica: Haré [verbo] durante [duración/frecuencia] y [cuándo].

 

  1. Haz que te enamore:

Una vez has formulado tus propósitos, haz que el proceso de aprendizaje de estos sea atractivo, enamórate del proceso, solo así conseguirás añadirlos a tu rutina, y una vez que son un hábito, que forma parte de ti y de tus costumbres, será muy fácil mantenerlos en el tiempo y, por tanto, lograrlos con éxito.

El cambio sucede con el tiempo, y con pequeños y consistentes actos, día tras día.

 

  1. Paciencia, que es la madre de la ciencia:

El éxito es la consecuencia de una acción constante, como ya hemos dicho, no de un único logro, por eso, por el camino todos experimentaremos altibajos, pero debemos ser pacientes, siendo fieles a nosotros mismos, como una forma de amor propio; solo así, podremos construir y recuperar pacientemente la motivación y el buen camino.

Si tardas en conseguir tu objetivo, no pasa nada, lo importante es mantener el foco, ser paciente, y acabará llegando. Cada uno de nosotros tiene un ritmo diferente, solo piensa que cada paso te acerca más a la meta y valora tu esfuerzo.

 

  1. No te obsesiones:

No caigas en el error de creer que tienes que estar todo el rato haciendo cosas productivas, y trabajando en el logro de tus propósitos. Tienes que descansar, disfrutar de un tiempo de ocio de calidad y desconectar.

Si caes en el error de que tus propósitos se conviertan en obligación, te generarán ansiedad y dejarán de ser algo que te motive, y que hagas por el mero gusto de disfrutar y, por tanto, dejaran de ser efectivos, y útiles.

Recuerda que no están obligado a fijarte objetivos a primeros de año, ni a tener propósitos, solo lo haces porque quieres mejorar, evolucionar o conseguir nuevas cosas, pero no como norma, o por obligación, así que relájate y disfruta del camino.

 

  1. Piensa en positivo:

Visualiza tus objetivos, y todo lo que conseguirás una vez los hayas logrado. Ten en mente siempre los beneficios, eso te ayudará a mantenerte ilusionado y con ganas de seguir. Al final, la motivación es la clave irrebatible del éxito, y como diría Gandhi:

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo”.

 

Te deseo todo lo mejor para este nuevo año, y que consigas todo aquello que te propongas.

 

Respira

 

Disfruta

 

Sé feliz

 

Y para cualquier cosa, ya sabes dónde encontrarme 😉

Consigue gratis mi ebook sobre Minimalismo y orden

Aprende algunas de las bases sobre las que se sustenta mi Teoría del Orden. No hagas más la operación de ordenar una vez al año y poner tu casa del revés, y consigue convertirte en un imperfecto ordenado ;) 

Scroll al inicio
Privacidad