El autocuidado

Poner atención a nuestro bienestar y cuidado es algo que muy fácilmente nos pasa por alto, por ejemplo, cuando atravesamos épocas de estrés, de sobrecarga de tareas, o simplemente no nos encontramos bien. Sin embargo, debiera ser en esos momentos cuando más atención debemos prestarle. Si nosotros no estamos bien, lo que nos rodea tampoco, así que dediquemos un tiempo a realizar un autocuidado consciente que nos proporcione un bienestar completo, que nos reinicie para poder seguir con el día a día. O, dicho de otro modo, atiende a tus necesidades, escúchate, regálate tiempo para ti y mímate.

El autocuidado es un ritual necesario, no sólo para mantener nuestra salud, tanto física como mental, para aprender a conocernos y analizarnos (solo así podemos reconocer que nos hace bien y que no), sino que también es el momento de calma y de relajación, que nos dedicamos a nosotros, es nuestra área segura donde aprendemos a escucharnos de manera consciente, y por tanto es tan necesario y básico como comer o beber. ¿Entonces, por qué es lo primero que sacrificamos cuando la falta de tiempo, las tareas o el estrés nos persiguen? Pues me temo que no hay respuesta categórica para esto, pero supongo que, en muchos casos, decidimos dedicarnos a otras cosas que consideramos más importantes, y relegamos a un segundo plano nuestro bienestar en beneficio de los que nos rodean. Y puede parecer un acto muy altruista y empático, pero como para casi todo en la vida, hay que encontrar el equilibrio, porqué si tu mismo no te cuidas, nadie lo va a hacer por ti, y si eso acaba provocándote problemas de salud, lo más probable es que tampoco puedas dedicar ese tiempo a los demás como te gustaría, así que para y reflexiona porque tus necesidades son tan importantes como las de los demás, y si aprendemos a hacerlo bien los beneficios son muchos:

  • Tendremos más confianza en nosotros mismos
  • Se elevará nuestro ánimo y con él, los pensamientos positivos
  • Aprenderemos a mantener la calma y vivir más sosegados
  • Probablemente ayude a mantener una mejor relación con nuestro entorno.
  • Mejorará nuestra calidad de vida

La Teoría del autocuidado fue creada por Dorothea Orem, enfermera estadounidense, que la definió en 1944 como ‘‘una actividad aprendida, dirigida hacia nosotros mismos o hacia los demás, con el fin de conseguir un bienestar’’. Y expresado así, puede parecer algo banal y simplista, pero el que sea sencillo no implica que sea un tema baladí. Necesitamos poner atención sobre nosotros mismos, a nivel corporal, mental y espiritual, así que no esperes a que sea tarde y ponte a ello, escúchate y date esos mimos que necesitas; y si no sabes por dónde empezar, aquí te dejo unas cuantas ideas:

  • Medita. Aprende a escucharte y a manejar tus emociones.
  • Pinta, dibuja o haz alguna manualidad, da rienda suelta a tu creatividad.
  • Ejercicio físico. Busca el que más te guste y ¡muévete!
  • Lee. Escoge un buen libro, una bebida rica que acompañe y un lugar que te inspire, con solo 20 minutos, verás que cambio.
  • Aliméntate bien, come sano y rico, y date caprichos de vez en cuando.
  • Baila, ponte una lista de Spotify y déjate llevar, mientras preparas la cena, o mientras tiendes la ropa incluso, pero disfrútalo, deja que el ritmo te atrape.
  • Crea un ritual de belleza para ti, y guárdate ese momento libre que elijas para disfrutar de aplicarte una mascarilla, por ejemplo, mientras tienes música de fondo y una vela, o para hidratarte el cuerpo con una crema que te guste. No sé, escoge lo que más te apetezca, las opciones son muchas.

  • Pasa tiempo con esa gente que te hace bien, necesitas esa dosis de amistad, de risas, de comprensión, de AMOR, a fin de cuentas.

  • Naturaleza. Conecta con tu lado más salvaje y disfruta de tiempo al aire libre, y de la naturaleza, eso siempre hace bien.
  • Échate una siesta, tranquilamente y sin sentirte culpable. Dale a tu cuerpo el descanso que pide y que necesita.
  • Cocina algo que te guste, conscientemente y disfrutando del proceso.
  • Propón una cita picante a tu pareja o entrégate al satisfyer, pero fluye con las necesidades de tu cuerpo, incluida la zona del bajo vientre 😉
  • Aprende algo nuevo, sorpréndete a ti misma.
  • Escribe un diario, anota como te sientes y ayuda a vaciar tu mente de las emociones que albergas en tu interior.

Ahora que ya sabes lo que hay que hacer, relájate, escoge tu tiempo, y la actividad que más te apetezca o necesites. Ten claro que esto no es una obligación, ni una tarea más, es algo que eliges hacer conscientemente porque lo necesitas, porque estas cansado, triste, nervioso … lo que sea, pero LO NECESITAS, así que, no te cortes y PROPORCIONATE TODO AQUELLO QUE NECESITAS.

Te deseo una FELIZ SESIÓN DE AUTOCUIDADO.

Consigue gratis mi ebook sobre Minimalismo y orden

Aprende algunas de las bases sobre las que se sustenta mi Teoría del Orden. No hagas más la operación de ordenar una vez al año y poner tu casa del revés, y consigue convertirte en un imperfecto ordenado ;) 

Scroll al inicio
Privacidad